Estoy aburrid@

Estoy aburrid@ es una de las frases más comunes que los padres escuchamos día a día y tal vez una de las que más conversaciones nos genera cuando estamos con otros adultos, “los niños y los jóvenes de hoy siempre están aburridos”, y nos preguntamos ¿aburridos de qué? O ¿aburridos por qué?, muchas veces asumimos que el aburrimiento simplemente es una condición generacional, una enfermedad moderna de la cual debemos librar y proteger a nuestros hijos e hijas y que es nuestro deber como padres de familia súper héroes librarlos inmediatamente de este terrible archienemigo y asumimos que la única solución es ponerles muchas actividades, es ahí cuando tenemos niños que apenas salen del vientre materno cuando están matriculados en la sala cuna que más actividades alternativas y de estimulación nos promete, todo esto para poder ir en contra del aburrimiento. Y ni pensar en niños de primera infancia que tengan un tiempo de aburrimiento, son muy pequeños para esto entonces empezamos a buscar sus primeras actividades alternativas: clases, cursos, talleres, recreaciones y grupos que los mantenga lo suficientemente ocupados como para no tener algún segundo de aburrimiento.

Y así empiezan a pasar nuestros hijos su tiempo de actividad en actividad, pero recordemos que este archienemigo se esconde en todos lados, lo peor, se esconde en la cabeza de nuestros hijos, así que hay que combatirlo desde allí, entonces nos sentimos felices y satisfechos de exponer a nuestros hijos a la televisión, el celular, la computadora, innumerables juegos electrónicos y cuantas cosas se nos ocurra, o ¿cuál de nosotros cuando nuestro hijo nos dice estoy aburrido, no nos sentimos tentados a acudir a alguna de estas modernas estrategias?.

Bueno ahora veamos un poco los resultados de nuestra ardua tarea al final del día, al final de la semana y al final del mes lo único que hemos conseguido son niños… aburridos, aburridos del colegio, aburridos de los talleres y actividades, aburridos de la televisión y aburridos de cuanta estrategia se nos haya ocurrido. Y todo esto ¿por qué? Bueno lo más probable es porque no nos hemos dado cuenta que el aburrimiento no es nuestro archienemigo sino al contrario, es la principal estrategia que tenemos para desarrollar la creatividad de nuestros hijos. Muchos padres no hemos entendido la importancia de permitir que nuestros hijos tengan tiempo para aburrirse, a partir de allí con un poco de paciencia y una pizca de aguante seguramente nos sentiremos sorprendidos. Si enseñamos a nuestros hijos pequeños a ver el aburrimiento como la oportunidad de crear seguramente cuando lleguen a adolescentes sabrán la estrategia de combate y los llevaremos a la creación de cosas nuevas.

Así que manos a la obra, es muy fácil  cuando sus hijos les digan estoy aburrido no les den opciones hágale saber que debe resolverlo solo, claro, prepárense puede que este momento esté lleno de drama  pero cuando vean que no les van a resolver el problema, seguro le buscarán una solución, y tal vez ese será un peor momento pues seguro empezaran a encontrar mucho “desastre” pinturas regadas, desorden por doquier y todo aquello a lo que los padres le tenemos mucho miedo, pero no se preocupe, cálmese y piense que sus hijos simplemente están empezando a utilizar su creatividad, seguramente llegarán con construcciones fantásticas, dibujos hermosos, muchas historias para contarles pues en ese tiempo habrán vivido muchas aventuras, a esto también se le llama permitirles ser niños. Estos momentos en que ellos están gritando, cantando y armando “desorden” también es el momento en que ellos están desarrollando procesos cerebrales asociados con la creatividad, cada vez sus hijos irán centrando sus actividades de acuerdo a sus gustos y preferencias y desarrollarán su creatividad de una manera más organizada, entonces usted también habrá aprendido que el aburrimiento es parte del desarrollo del niño y no necesita combatirlo.

Piénselo tal vez Newton estaba muy aburrido sentado bajo un árbol haciendo nada cuando una manzana golpeo su cabeza.

Los comentarios están cerrados.